Centro Mexicano de Filantropía

Usuario DOMUS Inicia Sesión Aquí:

 
Centro de Atención
Tels: (55) 5563 9966 / 9874

¿CÓMO SURGIÓ DOMUS?

 

El Centro Educativo Adler, precedente de DOMUS, fue creado por la familia Gudiño para atender a Manolito, su hijo con discapacidad intelectual con el apoyo técnico del Dr. Héctor Ayala.

A este centro, ubicado en la calle de Pino  en la colonia Florida asistían 10 niños y un día, al llegar los padres   a dejar a sus hijos , se encontraron  con  que  las puertas estaban cerradas debido a que Manolito estaba enfermo y como consecuencia  los demás debían quedarse fuera hasta que él se curara.

Ante esto el Dr. Ayala convocó a una junta y al ver  la situación desesperada de los padres de lo que pasaría con sus hijos,  él sugirió que formaran una asociación civil y   que él seguiría dirigiendo el programa.

Gracias a esto, las familias  Alessi,  Vaillard y Larrondo, se unieron  y así , sin conocerse se pusieron de acuerdo y en unas cuantas semanas  lograron  constituir legalmente al Centro Educativo DOMUS A.C. en 1980. 

Durante la búsqueda de una casa , se vieron enfrentados a  continuas negativas, pues nadie quería rentar una casa para un centro de educación especial, hasta que omitiendo que uso le darían,  lograron rentar una  casa en  la Viga en la Colonia Marte, en México, D.F. 

Después de un año de trabajo, deciden dejar al Director la administración total del centro,  sin contar con la mala fortuna de que  a finales de 1982 el personal que trabajaba en la Institución les informaría   de la gran crisis que afrontaban pues el director los había abandonado y exigían  que  les pagaran los tres meses de sueldo que les debían,   ya que si no lo recibían no regresarían a trabajar en el siguiente año. Fue así como este incipiente Consejo tuvo que asumir la responsabilidad y decieron  buscar a alguien de toda su confianza para que les ayudara a cerrar Domus.

A finales de 1982 Judith Martínez invitó a su hija Judith, recién egresada de la carrera de psicología para que asumiera  la dirección del centro .

Ella, con el apoyo de Gladis Alessi , otra de las fundadoras, y su mamá deciden no cerrar Domus y empiezan a actuar para sobrevivir,  aun cuando en esos tiempos no sabían si al siguiente mes podrían continuar con el servicio.

Una y otra vez, por años, los fundadores y otros personajes allegados ponían de su bolsillo para la nómina y los alimentos en aquél centro que resultó inhabitable después del terremoto de 1985, suceso que marcó la historia  de México y del Distrito Federal. 

A raíz de este hecho se cambiaron a la calle de Acordada en la colonia  San José Insurgentes que no contaba con espacios suficientes,   utilizando  lo que terminó por llamarse “La Casa de los Abuelos” de la familia  Amaré Espinosa de los Monteros.

Para 1986 las condiciones de esa casa eran insostenibles, se requería de una casa propia que pudiera habilitarse conforme a las necesidades de la población. Con tan buena fortuna , parte de la magia y de la mística de Domus, no sólo se consiguió el dinero necesario,  sino que además  alcanzó para la remodelación.

Entre tres familias, los Zuinaga Romero de Terreros, Arce Amaré y Vaillard Martínez consiguieron el 85% de los recursos. El resto lo juntaron todas las familias que en ese momento formaban la comunidad DOMUS.

G R A C I A S  a todas las personas y familias  que han sido parte de esta historia.