Centro Mexicano de Filantropía

Usuario DOMUS Inicia Sesión Aquí:

 
Centro de Atención
Tels: (55) 5563 9966 / 9874

HISTORIA

En México, desde hace años, la sociedad civil se fue organizando de tal forma que los temas siguientes empezaron a ser centrales en el país: derechos humanos, preservación del medio ambiente, educación, asistencia social a los más desfavorecidos, salud, entre muchos.

Gracias a esto se comenzaron a formar un importante número de  Asociaciones por grupos de padres de familia, pues al no encontrar centros de atención  para  sus hijos,  afrontan esta situación conformando Instituciones que en la actualidad son consideradas  pioneras y con  enorme experiencia en la atención a las diversas discapacidades.

En 1996, en el CENSO  de población realizado por la Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se consideró un rubro específico sobre autismo obteniéndose datos de población en edad escolar pero, en el 2000, se omitió dicho rubro supliéndose por el genérico de discapacidad intelectual.

Hay que recordar que si bien el 70% de los casos con  autismo se asocian con esta condición de discapacidad, no se puede decir que ambas comparten las mismas características y retos.

Considerando los reportes actuales de la incidencia del Trastorno  del Espectro Autista, podemos identificar que la atención que se ofrece en estos servicios es insuficiente y poco pertinente por la falta de capacitación del personal.

A nivel mundial lo datos son variables, por ejemplo la Asociación Americana Autism Speaks menciona que 1 de cada 150 personas presenta una condición de autismo, mientras que la American Psychiatric Association reporta que actualmente 1 de cada 168 individuos; estos datos no son concluyentes y generan un gran debate ya que existen instancias como la Asociación de Padres de Personas con Autismo (APNA) de Madrid, España, que menciona que para el año 2005, se presentaron de  4 a 5 nacimientos de niños con autismo de cada 10,000 individuos.

La información es muy diversa y   puede deberse a que son pocas las instancias e instituciones que se especializan en el trabajo con población con autismo, así como la falta de estudios epidemiológicos y de incidencia que consideren las diferentes regiones del mundo.

Son muchos los retos que enfrentan las personas con autismo, sus familias y los profesionales que los atienden; la falta de información  e investigación sobre el tema, la  ausencia de servicios especializados y  capacitados para responder a las  necesidades y potencialidades de esta población  y  la falta de conciencia de los diferentes sectores de la sociedad para la promoción de espacios educativos, laborales, culturales y recreativos  para  que realmente lleguemos a una inclusión social de las personas con autismo.